Flash económico mensual 20/01/2018

El mes de diciembre cerró con bajadas en los principales mercados europeos del -1.64% en el Ibex 35 y el Eurostoxx 50 lo hizo en un -1.85%. Con ello los índices terminan el año 2017 con rentabilidades acumuladas del 7.4% y del 6.49% respectivamente. El bono español a 10 años acabó en el 1.57% y el mismo bono alemán cerró el último de mes al 0.43%.

Como cada carta de fin/inicio de año se hace un análisis del año que dejamos en el pasado y analizamos el que viene. El año 2017 ha sido un año positivo tanto para la renta fija como la variable, como siempre, ha tenido sus altibajos en ambos mercados. Los inversores más expuestos a la renta variable han obtenido mayor rentabilidad expuestos a mayor volatilidad. Un buen año.

Y para el 2018. El otro día haciendo limpieza de un archivador apareció un informe de previsiones para el año entrante. El título era: “Año 2005 La clave: Los márgenes empresariales. Los riesgos: el petróleo, el dólar y China”. Lo único que tendríamos que cambiar para que ese informe sirviera para este 2018, es el número del año. Lo curioso es que lo único que ha quedado obsoleto es  el banco que realizó el informe ya que a día de hoy ya no existe.

Los comienzos de año son tiempos de propósitos nuevos, como apuntarse al gimnasio y empezar una dieta. Pero como inversores no debemos dejarnos llevar por el efecto cambio de año. Nuestro modelo de inversión debe permanecer constante en el tiempo. Si no lo cambiamos a mitad de año tampoco debemos hacerlo a final del mismo. El cambio de año sólo afecta a nivel fiscal, no a nivel financiero. Y como reza el título del informe del 2005, al que haría alguna matización, como que la clave serán los beneficios de las empresas, en lugar de los márgenes empresariales, y también cambiaría la palabra riesgo por oportunidades en China y en el mundo emergente en general, donde se siguen haciendo las cosas bien y sigue habiendo crecimiento que genera valor y por tanto riqueza. Seguiremos confiando en las tres tendencias de crecimiento estructural: consumo global, tecnología y sanidad.

En cuanto a las indicaciones macroeconómicas las previsiones oficiales son estas:

Ibercaja Banca Personal

LA COLUMNA DEL GESTOR

El motor del progreso económico se sustenta en cuatro pilares o factores de crecimiento: recursos humanos, recursos naturales, capital y avance tecnológico.
En el último informe elaborado por la ONU, el organismo estima que la población mundial superará los 8.500 millones de personas en 2030. En la actualidad los países que tienen una población mayor son China (1,4 millones) e India (1,3millones), con la previsión de que en los próximos años India supere a China. La baja natalidad en el mundo desarrollado se está empezando a vislumbrar a nivel mundial donde la tasa de crecimiento  ha descendido (5,1 hijos por cada mujer a principio del milenio a 4,7 en la actualidad). Sin embargo esta caída se ve compensada por el aumento progresivo de la esperanza de vida. Aunque se ha registrado un descenso del flujo neto de migrantes hacia los países de ingresos altos, la ONU sigue estimando que países como Estados Unidos, Alemania, Canadá y Reino Unido (países con un mercado de trabajo próximo al pleno empleo) seguirán recibiendo un flujo de más de 100.000 migrantes cada año.

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La información contenida en el presente documento no constituye asesoramiento en materia de inversión ni debe entenderse como consejo o sugerencia de estrategia de inversión. Dicha información, que se divulga al público a través de canales de distribución de Ibercaja, tiene carácter genérico y no tiene en cuenta las circunstancias personales de sus destinatarios, ni supone una recomendación para realizar ninguna de las siguientes acciones: comprar, vender, suscribir, canjear, reembolsar, mantener o asegurar un instrumento financiero específico; ejercitar o no ejercitar cualquier derecho conferido por un instrumento financiero determinado para comprar, vender, suscribir, canjear o reembolsar un instrumento financiero. Cualquier decisión de inversión, desinversión o cualquier otra estrategia que se adopte en relación con instrumentos financieros que se citen en este documento serán por decisión propia y bajo la exclusiva responsabilidad del inversor y, en consecuencia, IBERCAJA no se hará responsable, en ningún caso, de las pérdidas que se pudiesen producir en tales casos.
La información contenida en este documento, que está sujeta a cambios, se ha obtenido de fuentes consideradas como fiables en el sector y se han adoptado las medidas razonables para verificar que dicha información no sea ni incierta ni equívoca en el momento de su publicación e inclusión en el presente documento. IBERCAJA no asumirá ninguna responsabilidad por omisiones o informaciones erróneas contenidas en este documento que provenga de terceros.