Flash económico mensual 20/11/2017

El mes de octubre cerró con subidas en los principales mercados europeos, 1.37% en el selectivo español Ibex 35 y el Eurostoxx 50 lo hizo en un 2.20%. Con ello los índices terminan con rentabilidades acumuladas del 12.5% y del 11.6% respectivamente. El bono español a 10 años acabó en el 1.46% y el mismo bono alemán cerró el último de mes al 0.36%.

Ciertamente como ciudadanos españoles el tema estrella del mes ha sido el asunto catalán y su omnipresencia en todos los periódicos y telediarios a cualquier hora del día y en cualquier cadena o radio. Como todo en la vida, el impacto inicial de las noticias es muy significativo y despierta claramente emociones encontradas. Pero como es normal el nivel de intensidad no puede ser permanente y en seguida nos acostumbramos a las cosas y resulta que la vida sigue.

Como siempre decimos, el nivel de riesgo lo marca el nivel de los tipos de interés, ya que vivimos en países con niveles de deuda muy elevados y un aumento de los tipos de interés rápido llevaría a problemas en cuanto a ralentización económica. Dicho esto, tomando como termómetro el nivel de deuda a 10 años de España y Alemania, indica que el riesgo por el asunto catalán no se refleja en el mercado, o el mercado piensa que no se llegará a mayores.
 
Nuestro modelo de inversión debe permanecer inalterable ante las noticias que van surgiendo en el corto plazo. Evidentemente tenemos que realizar un estudio del impacto que puedan tener las mismas en el largo plazo, pero contener las emociones del corto plazo. Siempre venimos comentando que nosotros procuramos invertir buscando tendencias de crecimiento estructural de forma global. Seguimos pensando que tenemos que seguir  centrados en tres grandes tendencias, que son: consumo global, tecnología y sanidad.

Ibercaja Banca Personal

LA COLUMNA DEL GESTOR

Tradicionalmente se ha supuesto al inversor como un ser racional que no permite que sentimientos o factores externos afecten sus decisiones. En la actualidad son muchas las teorías como las del nuevo Nobel de Economía Richard Thaler que lo ponen en duda.
Las personas tienden a dar más importancia a eventos recientes,   se denomina como sesgo de actualidad, como el Brexit o Cataluña.
Si tenemos acciones españolas, posiblemente nos planteamos qué hacer con ellas. Surgen distintos matices en nuestra mente. El primero de ellos es el sesgo del legado, por el cual tenderemos a pensar que el activo vale más cuando lo poseemos, y vale menos si lo queremos adquirir. Otro matiz famoso es el de la aversión a las pérdidas, por el que sufrimos más una pérdida que disfrutamos de un beneficio de la misma cuantía. En el caso de tener beneficios, el efecto “disposición” nos puede llevar a realizar las ganancias muy temprano y las pérdidas muy tarde (aversión).
Estos ejemplos son sesgos que, como seres emocionales, sufre el inversor. Es útil conocerlos y no perder de vista las razones fundamentales que nos llevan a realizar una inversión para así evitar ver gigantes donde quizá tan solo haya molinos…
 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La información contenida en el presente documento no constituye asesoramiento en materia de inversión ni debe entenderse como consejo o sugerencia de estrategia de inversión. Dicha información, que se divulga al público a través de canales de distribución de Ibercaja, tiene carácter genérico y no tiene en cuenta las circunstancias personales de sus destinatarios, ni supone una recomendación para realizar ninguna de las siguientes acciones: comprar, vender, suscribir, canjear, reembolsar, mantener o asegurar un instrumento financiero específico; ejercitar o no ejercitar cualquier derecho conferido por un instrumento financiero determinado para comprar, vender, suscribir, canjear o reembolsar un instrumento financiero. Cualquier decisión de inversión, desinversión o cualquier otra estrategia que se adopte en relación con instrumentos financieros que se citen en este documento serán por decisión propia y bajo la exclusiva responsabilidad del inversor y, en consecuencia, IBERCAJA no se hará responsable, en ningún caso, de las pérdidas que se pudiesen producir en tales casos.
La información contenida en este documento, que está sujeta a cambios, se ha obtenido de fuentes consideradas como fiables en el sector y se han adoptado las medidas razonables para verificar que dicha información no sea ni incierta ni equívoca en el momento de su publicación e inclusión en el presente documento. IBERCAJA no asumirá ninguna responsabilidad por omisiones o informaciones erróneas contenidas en este documento que provenga de terceros.